Cesar Soler, es el "Dalí" de los fogones, su cocina es un estudio artistico para los sentidos y en el programa nos hará la vida más facil dentro de nuestras cocinas, con pequeño "trucos" que nos sorpenderán, tanto por lo rapido como por lo efectivos.

A la hora de elegir un aguacate, es super importante que si lo vas a consumir en el mismo día, esté en su punto. para ello nada mejor que pedirle consejo a tu frutero. Si lo vas a tomar en un par de días, cómpralo algo más verde y duro, ya que esta fruta madura muy rápido y tampoco queremos que se nos pase.

Empezaremos sosteniendo el aguacate con nuestra mano, y con la ayuda de un cuchillo afilado y que corte bien, lo pasaremos desde la parte más gruesa a la más fina, partiéndolo de esta forma por la mitad.

Una vez tenemos el aguacate partido en dos, por la mitad y de forma longitudinal, nos quedaremos con una mitad de aguacate con hueso y otra mitad sin él, con un hueco que es donde anteriormente estaba el hueso del aguacate. Si solo vas a utilizar una parte, es recomendable que la parte que guardes, sea la que tiene el hueso, ya que este simple gesto, le ayudará a no oxidarse. Para mantenerlo correctamente frota un limón sobre la carne de ese aguacate y tápalo con papel film. Si cuando lo vayas a consumir ves que la primera capa está algo oxidada, retírala sin problemas.

Para quitar el hueso sin estropear nuestro aguacate, es de lo más sencillo. Solamente tendrás que clavar tu cuchillo y girar ligeramente para que se desprenda de manera rápida. Si no te gusta mancharte a la hora de quitar la pulpa, puedes ayudarte de una cuchara sopera, sino te importa mancharte las manos, yo te recomiendo que vayas quitando la piel poco a poco con tu mano, verás que si el aguacate está en su punto, se desprenderá fácilmente y sin problemas.