Cesar Soler, es el "Dalí" de los fogones, su cocina es un estudio artistico para los sentidos y en el programa nos hará la vida más facil dentro de nuestras cocinas, con pequeño "trucos" que nos sorpenderán, tanto por lo rapido como por lo efectivos.

Esta forma de hacer el lomo de cerdo, era la forma que en la antiguedad tenían de conservar las carnes, cuando no había nevera, como va sumerjido en aceite, dura muchas semanas en un sitio fresco.
Antes se usaba un recipiente que barro llamado orza, de ahí el nombre de la receta, hoy día podemos guardalo en tarros de cristal, aunque yo he usado una tinajita de barro.

Necesitamos:

1 kilo de cinta de lomo de cerdo
3 dientes de ajo
3 cucharadas de orégano
1 cucharada de pimentón de la vera
1 cucharadita de cómino
1 cucharadita de nuez moscada molida
1 rama de canela
1 pimiento choricero
Sal
1 clavo
1 hoja de laurel
5 granos de pimienta negra
5 cucharadas de vinagre
1 litro de aceite de oliva virgen extra que sea bueno mejora la receta.

Preparación:

Ponemos en agua caliente el pimiento choricero, abierto por la mitad y desechando las semillas. Limpiamos el lomo quitando si trae grasa, y cortamos en trozos de tres dedos de grosor.

Mientras ponemos los demás ingredientes menos el aceite, en el vaso de la batidora, ponemos el pimiento choricero y batimos hasta que quede todo bien triturado.
Ponemos el lomo en un recipiente grande y hondo, cubrimos con la mezcla de especies y cubrimos de agua que quede totalmente sumerjido.

Esto hay que dejarlo 3 dias en la nevera.

Ponemos la carne en un escurridor, mientras, llenamos una olla con el litro de aceite y lo ponemos a calentar, añadimos el lomo bien escurrido, cuidado que puede salpicar, y lo freímos a fuego medio hasta que se dore.
El aceite debe cubrir el lomo mientras se fríe.
Veremos que está hecho cuando se vea el lomo doradito.

Ponemos en lomo en el recipiente elegido y una vez que el aceite se haya enfríado, cubrimos el lomo con este aceite.

Sólo nos queda esperar hasta el momento de comerlo, que sacaremos un trozo y lo cortaremos al gusto, a mi me gusta finito.
Añadimos un hilo de su mismo aceite y listo.
A  los tres meses lo tenemos listo para comer.